¿Cómo afecta la prestación de alimentos al IRPF?

En el caso de una ruptura matrimonial de una pareja con hijos menores de edad o incapacitado, al progenitor al que no se le atribuye la guarda y custodia de estos se le impone la obligación de prestar una pensión de alimentos a favor de los mismos con el fin de compensar los gastos que derivan de su cuidado y en el que ambos padres tienen que participar.

A la hora de hacer la declaración del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas, la pensión de alimentos no se computa como un gasto deducible y, por lo tanto, debe tributar por su totalidad. Bien es cierto, que existen ciertas situaciones específicas que dependen de las circunstancias del obligado en las cuales la Ley del Impuesto permite que se apliquen tipos de gravamen inferiores.

Paralelamente, en lo que se refiere al cónyuge receptor de la pensión para la contribución a las cargas familiares, no tendrá que tributar por la pensión recibida, es decir, la pensión de alimentos queda exenta de IRPF. Además, este progenitor custodio podrá aplicar la reducción del mínimo personal y familiar en la declaración, si se da el caso.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE