La nulidad del matrimonio

Un matrimonio nulo es un matrimonio inexistente, como si nunca hubiera existido, porque los efectos de la sentencia de nulidad se retrotraen al momento de celebración del matrimonio, excepto para los hijos y para los cónyuges de buena fe.

La legitimación activa para pedir la nulidad del matrimonio es limitada. Si la causa de nulidad se debe a la falta de edad en uno o ambos cónyuges, la legitimación se restringe sensiblemente por entender que la motivación de la nulidad no excede objetivamente de los mismos contrayentes afectados, si bien en ocasiones la nulidad puede comprometer un interés superior, como es el interés de proteger a los menores. Por tanto, la ley dispone que si la causa de nulidad fuera la falta de edad, mientras el contrayente sea menor sólo podrá ejercitar la acción cualquiera de sus padres, tutores o guardadores y, en todo caso, el Ministerio Fiscal, pero al llegar a la mayoría de edad sólo podrá ejercitar la acción el contrayente menor.

Si el matrimonio se produjo bajo error, coacción o miedo, la causa de nulidad no se basa en circunstancias objetivas, sino en situaciones de los propios cónyuges, por lo que se restringe la legitimación para el ejercicio de la acción de nulidad al cónyuge que hubiera sufrido el vicio.
Copyright © Romero Gallo Abogados - 928 58 88 80 - Divorcio en Las Palmas de Gran Canaria Todos los derechos reservados
Safe Creative #1505270181514